sábado, 18 de febrero de 2012

Ediciones ICAIC en la XXI Feria del Libro

Por cubacine

Los amantes del séptimo arte están de plácemes en la XXI Feria del Libro, pues Ediciones ICAIC propone en esta ocasión 16 títulos, que condensan todo un pensamiento desarrollado alrededor del audiovisual cubano y mundial.
El evento literario más importante en nuestro país está dedicado este año al destacado intelectual Ambrosio Fornet -junto a Zoila Lapique-; y para sumarse al homenaje, Ediciones ICAIC presentó Las trampas del oficio. Apuntes sobre cine y sociedad, una reimpresión de la edición hecha hace cuatro años, y que al decir de Mercy Ruiz –Jefa de Redacción de Ediciones ICAIC- “se erige como un clásico del ensayo y de la crítica cinematográfica”, sobre todo en lo referente al mundo del guión.
El Premio Nacional de Literatura Ambrosio Fornet ha destacado en varias ocasiones al hecho cinematográfico como fenómeno de reflexión y divulgación alrededor del cual se genera un movimiento intelectual que produce enriquecedores debates.
Sobre Las trampas... ha manifestado que para él, y así espera que sea para los lectores, constituyó un desafío pues “trata de desentrañar esa relación entre cine, literatura y adaptación”. Igualmente, ha confesado que es una obra que bebe de sus experiencias como guionista, asesor y director, ‘trampas’ en las que cayó precisamente por “esas engañosas relaciones o parentescos que suelen establecerse entre el lenguaje verbal y el fílmico”.
Al decir del escritor Francisco López Sacha, gracias a este libro “se puede leer el cine cubano de otra manera. Fornet aparece en su faceta de cinedebatista y guionista. Su estudio sobre la obra de Tomás Gutiérrez Alea es increíble, él descubrió que en la obra de Titón la palabra es fundamental; todas sus películas están basadas en novelas y ensayos.”
Otro de los títulos que se presenta en la Feria es El cine soviético de principio a fin -Premio de Investigación Cultural del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello-, de la autora de origen ucraniano Zoia Barash. En esta segunda edición, Barash aporta nueva información sobre realizadores y obras de las cinematografías herederas de la tradición soviética, además de revisar y perfeccionar detalles de la primera edición.
“Este es un libro no solo sobre el cine soviético, sino también sobre la sociedad y la cultura de aquellas naciones, presentados a los cubanos por una mujer que lleva casi cincuenta años viviendo en este país y 45 trabajando en el ICAIC, por tanto es un libro que responde a nuestras nostalgias e intereses sobre lo que fue la cultura soviética”, ha comentado Tupac Pinilla, editor del título.
Un acercamiento a otra cinematografía lo constituye Explorando el cine caribeño, selección de textos a cargo de Luis Alberto Notario y Bruce Paddington, que reúne una variada gama de reflexiones sobre el séptimo arte producido en nuestra región. Dividido por regiones –Caribe anglófono, Caribe holandés, Caribe francófono y Caribe hispano-, el texto supone un acercamiento muy riguroso y necesario a una cinematografía que destaca por su autenticidad. Entre los autores referenciados se encuentran Rigoberto López (Cuba), Arnold Antonin (Haití), Carla Foderinghan (Trinidad y Tobago) y Rita Estevanovich (Islas Caimán).
Por su parte, Nadie es perfecto. Críticas de cine, del crítico e investigador Rufo Caballero, es una coedición de Arte y LiteraturayEdiciones ICAIC. El texto recoge algunas de las críticas cinematográficas realizadas por el desaparecido Rufo Caballero, a la vez que ofrece otro testimonio de su inmensa estatura intelectual, increíble talento creativo -y literario-, así como de su profunda vocación humanista.

“Rufo fue un hombre que escribió y vivió al límite, ajeno a todo dogma. Su escritura estaba alumbrada por un heroísmo íntimo y una búsqueda propia a través de los demás, con una capacidad de analizar las emociones de un modo que producía escalofríos. Este es un libro sobre cine, pero también sobre la capacidad de la emoción y la subjetividad para producir conocimiento sobre la vida y el arte”, reflexionó hace poco el destacado ensayista y narrador cubano Alberto Garrandés, gran conocedor de su obra y amigo personal.
Por otra parte, Teoría transcultural de las artes visuales, del antropólogo argentino Adolfo Colombres, aborda “cómo la valorización de las artes visuales, circunscrita desde el siglo XVIII europeo al terreno de la Estética, ha despojado a estas manifestaciones de una teoría de apreciación capaz de dialogar con la visualidad artística producida por las culturas ‘periféricas’, y sobre la necesidad de generar nuevas maneras de entender y producir estas artes visuales”, agrega también Garrandés.
El libro propone reflexiones primigenias para la conformación de un corpus teórico de aproximación a las artes visuales que no se circunscriba únicamente al terreno de lo estético, sino que beba de otras disciplinas y saberes en aras de validar la representación visual por medio de sus propias prácticas.
De la mano de los especialistas Sara Vega, Alicia García y Claudio Sotolongo llega Ciudadano cartel, un relevante libro que recoge la historia de esta manifestación artística en Cuba. Como bien define en el prólogo el crítico de arte Nelson Herrera Ysla, “la obra es un objeto eficaz, deseable, apto para todos los gustos y edades, como algunas de las grandes películas de siempre”.
El texto es el resultado de una década de investigación y consulta en los fondos del taller de serigrafía del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), la Cinemateca de Cuba, la Biblioteca Nacional de Cuba, coleccionistas privados y la Casa de las Américas, además de una intensa revisión de catálogos y publicaciones periódicas referentes al tema.
Ciudadano… propone una cronología para el análisis del cartel cinematográfico desde la fundación del ICAIC hasta el año 2009 y da cuenta, a través de valoraciones e informaciones, de las diferentes etapas por las que ha transitado esta importante manifestación de la cultura artística cubana.
Cine y Literatura. Lecturas cruzadas sobre Memorias del subdesarrollo, adaptación de una tesis doctoral coeditada por el ICAIC y la Editorial UH, propone un acercamiento a la intelectualidad y cultura cubanas de los años sesenta mediante asociaciones entre el filme Memorias del subdesarrollo, la novela homónima y sus marcos de referencia literarios.
Según su autora, Astrid Santana, Doctora en Ciencias Literarias, en su investigación no pretendió limitarse al análisis de las transposiciones de códigos literarios a cinematográficos, sino ir más allá y mostrar las peculiaridades de un proceso cultural concreto, fruto de un contexto histórico marcado por contradicciones y profundos cambios sociales.
Entre los contenidos del título que Santana considera que pueden resultar del agrado de la mayoría de los cinéfilos está el análisis de los usos de la literatura cubana en el cine de Tomás Gutiérrez Alea, director de la multipremiada cinta, así como un conjunto de cartas suyas y discursos de la época que complementan las lecturas cruzadas.
El mito Hemingway en el audiovisual cubano nace de la investigación que realizó para su tesis de maestría la historiadora del arte Miryorly García, y constituye un estudio de las diferentes visiones que del escritor norteamericano se tiene en Cuba, sobre todo desde el mundo del audiovisual. Para su realización, la autora fue más allá del cine: analizó el enfoque y el contenido de varios documentales y programas televisivos que de alguna forma u otra abordan la figura del Premio Nobel de Literatura, autor de El viejo y el mar.
“El libro puede resultar un poco polémico –ha reconocido García- y es porque a veces tenemos esa imagen edulcorada, complaciente y deshumanizadora de Hemingway que nos viene a través de testimonios, en ocasiones bastante planos, sobre su estancia en nuestro país”.
José Martí: el ojo del canario y A cincuenta años de Historias de la Revolución, a cargo de Carlos Velazco y Ailyn Fong respectivamente, son selecciones de textos referentes a los filmes mencionados.
Para Velazco, el principal mérito de su compilación estriba en reunir -si no todos- al menos la mayor parte de los artículos, críticas y ensayos que sobre la tan aclamada película de Fernando Pérez publicaron distintos autores legitimados por los admiradores del séptimo arte en Cuba. El libro también aprovecha para homenajear a otros acercamientos a la figura del Apóstol que se han hecho desde el cine cubano; entre ellos, Páginas del diario de José Martí (José Massip), una cinta que “sentó un precedente e influyó de cierta forma en Fernando para concebir su película”, ha comentado el autor.
Por su parte, Fong reunió valiosos testimonios acerca del primer largometraje de ficción estrenado por el ICAIC: Historias de la Revolución, de Tomás Gutiérrez Alea. La selección recoge importantes testimonios publicados en medios de prensa de la época –revista Carteles, periódico Revolución-, así como investigaciones sobre el tema hechas posteriormente. Además, muestra la correspondencia establecida entre Titón y Alfredo Guevara durante el periodo de filmación; y las críticas hechas por Mario Rodríguez Alemán, Néstor Almendros, Guillermo Cabrera Infante en el momento del estreno, y otras más recientes de Marisol Trujillo, Sara Vega y Eduardo Heras León.
En la misma cuerda de los homenajes se encuentra Memorias de Cuba baila, compilación de Dolores Calviño y Mario Naito; que ofrece entre sus principales atractivos los guiones literario y técnico de Cuba baila, cinta fundacional de nuestra cinematografía, además de entrevistas, crónicas y críticas relacionadas con el filme.
En cuanto a El cine, décima musa, recopilación cronológica de los textos de Alejo Carpentier sobre el séptimo arte, Omar González, Presidente del ICAIC, ha resaltado que es un título que no debe faltar en la biblioteca no solo de los estudiosos y hacedores de cine, sino también de cualquier intelectual cubano y de nuestro tiempo.
“Las críticas y crónicas de Carpentier le confieren a este libro un carácter ecuménico porque no se limitan al cine europeo, sino que va también al norteamericano, a los momentos de esplendor del cine de vanguardia en la Unión Soviética y en Francia, y asiste además a la cabalgata del mercantilismo que ya se anunciaba -y Alejo supo vislumbrar sagazmente- en Hollywood”, argumenta González, quien además afirmó que durante la lectura del libro se pueden obtener muchas respuestas sobre el pensamiento, la eticidad, y las nociones estéticas del arte y de la cultura carpenterianas.
Otras novedades editoriales de interés que propone Ediciones ICAIC por estos días son La historiografía en el siglo XX. Historia e historiadores entre 1848 y… ¿2005?, de Carlos Antonio Aguirre; Co- cine. El discurso culinario en la pantalla grande, de Frank Padrón; Yo también amo el cine, de Orlando Castellanos; y la reedición de Cronología del cine cubano, firmado por el desaparecido investigador Arturo Agramonte y el crítico Luciano Castillo.

A las cosas... por su nombre

El filme Verde, verde de Enrique Pineda Barnet tuvo una presentación especial en Cine Club Diferente y es la primera película cubana en exhibirse en ese espacio.
 
Por Ailyn Martín Pastrana
Escena del filmeVerde, verde, filme dirigido por Enrique Pineda Barnet, se estrenó este jueves 16 en la sala Charles Chaplin. Al respecto el cineasta ha comentado que espera que su trabajo “ayude a llamar a las cosas por su nombre”.
“No me gusta clasificar la película dentro del llamado cine gay, porque de alguna manera es excluyente, discriminatorio; al igual que el llamado cine feminista o el de la negritud. No creo en esas clasificaciones. Verde, verde no se limita al tema sexual, es un filme sobre la discriminación en un sentido más amplio. Nos propusimos hacer una película que respeta mucho al espectador, que no esconda nada y mucho menos lo subestime”, alegó el director en conferencia de prensa.
En Verde, verde el loable desempeño de los actores Héctor Noas y Carlos Miguel Caballero sobredimensiona los conflictos de ‘Alfredo’ y ‘Carlos’, seres dominados por sus deseos y miedos más primitivos. 
Noas consideró la interpretación de ‘Alfredo’ como su trabajo más serio. “Fue un reto porque mi personaje no lleva la acción dramática del filme, sino que se presenta como un ser que busca a toda costa alguien con quien compartir su soledad. Lo asumí con una verdad absoluta, creo que es el personaje que más se parece a mí. Creo que el hecho de que hayamos podido hacer esta película es un avance, eso se lo debemos a la sensibilidad y la comprensión de mucha gente valiente.”
Por su parte, el actor Carlos Miguel Caballero le agradeció públicamente a Pineda Barnet la oportunidad de trabajar en un filme suyo, y rememoró su experiencia como extra de La bella del Alhambra, cuando aún era estudiante del Instituto Superior de Arte (ISA). Sobre ‘Carlos’ comentó que “está en contradicción consigo mismo, eso lo hace un personaje sumamente complejo”.
Sobre la actuación especial de Farah María el cineasta comentó que “yo buscaba una diva y ella es la nuestra. Estoy muy contento de tenerla en mi película”. A su vez la cantante comentó que se sintió muy halagada de participar en un filme dirigido por el “maestro”.

Además, Raúl Rodríguez Cabrera, quien tuvo a su cargo la Dirección de fotografía del filme, comentó que “en Verde, verde violamos las leyes del video, nos pasamos de los topes técnicos permitidos para lograr primero, ese mundo de tinieblas en el que se sumergen los personajes en el bar, y luego, de brillantez en el apartamento de Alfredo. Durante la filmación estábamos muy nerviosos porque los riesgos fueron muchos. Es una cinta con muchos planos secuencia y cámara en mano, que se lograron gracias al talento del camarógrafo Pablo Massip Ginestá.”
Un aspecto fundamental en la visualidad del filme es la obra pictórica de Rocío García, artista que colaboró estrechamente con Pineda Barnet en el filme. “Verde, verde le da otra visualidad a mi trabajo, estoy muy satisfecha con el resultado de nuestra unión”.
Sobre el dueto Pineda comentó que “establecimos un pacto de no agresión, donde yo respeté su obra, a la vez que la utilicé en mi película. Su visión de color dominó la cinta. A través de sus cuadros se logra una gran sintaxis dramatúrgica.”

Verde, verde en el Cine Club Diferente 

Escena del filmeEn una presentación especial se exhibió la cinta durante la noche del 14 de febrero en el Cine Club Diferente, espacio de exhibición y debate que dirige el crítico Frank Padrón.
Al abrir la sesión, el anfitrión agradeció la presencia del cineasta y parte del staff de la película y puntualizó que era una noche sin precedentes, pues por primera vez se exhibió un filme cubano de temática gay en el espacio.
Siguiendo la tradición del Cine Club Diferente, luego de la proyección de la película el público tuvo la oportunidad de interactuar con los artistas. El primero en dirigirse al director fue el también cineasta Tomás Piard (El viajero inmóvil), quien alegó muy emocionado que “es la película más honesta en la historia del cine cubano. Es una cinta joven de espíritu, que va más allá de la homosexualidad y la homofobia; habla de la libertad. Enrique es el realizador más joven de nuestra filmografía”.
Por su parte, Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) lo felicitó y se refirió al filme como “una obra de arte. El principal aporte de la película, según mi punto de vista, es que aborda una problemática que está escondida, que no se comenta. Es un filme para pensar, para reflexionar sobre la violencia, física y psicológica. Si no desmitificamos estos temas nunca llegaremos a ser una sociedad plena”.
Además, el doctor Alberto Roque comentó que “es una película necesaria para estos tiempos, donde tristemente existen crímenes de odio como los que representa la película. La homofobia es destructiva, y solo la combatiremos efectivamente cuando desmantelemos las estructuras patriarcales que impone la sociedad”.
Finalmente Enrique Pineda Barnet agradeció la oportunidad de presentar su película en el Cine Club Diferente. “Me imaginé tantas veces este momento que ahora me parece que ya lo viví. Si la película hace pensar al público estaré satisfecho. Creo que lo más importante en la vida es escuchar y aprender de los demás. Cuando nos libramos de los bajos instintos, la vanidad, la envidia… sentimos un gran alivio”.

Última es-cena, Vinci en pantalla

Por Esther Liliam González de la Fuente 
Tomado de cubacine

 
De haber conversado con ellos en una mazmorra oscura y olvidada –como esas que describen los libros de aventuras, prisioneros víctimas, príncipes mendigos o carceleros corruptos-, hubiéramos encontrado a los protagonistas de Vinci en ese ambiente singular creado por Raúl Pérez Ureta (Dirección de Fotografía) y Carlos Urdanivia (Dirección de Arte). Entonces, sería más fácil imaginar cómo cuatro cubanos enfrentaron el desafío de ir contra la corriente para trasladarse hacia otro escenario distante en tiempo, geografía y tradición.

En lugares que tal vez no digan mucho de la película, pero sí de los actores que dan vida a esta pieza de cámara, cada uno compartió sus vivencias en relación con la ópera prima de Eduardo del Llano. A Fernando Hechavarría –el carcelero-, lo hallamos en el Teatro Fausto, donde un grupo de alumnos de actuación esperaban su clase; a Manuel Romero –Luiggi-, en su casa detrás del cine teatro México, sede de su compañía teatral; a Carlos Gonzalvo –Piero-, en el Centro Promotor del Humor; y a Héctor Medina –Vinci-, como personaje principal de la obra, en el ajetreo propio de una conferencia de prensa previa al estreno de la película.



 
Amor por la belleza y deslumbramiento ante el arte

Eso comparte Héctor Medina con Leonardo da Vinci, personaje que encarna en el primer largometraje de Eduardo del Llano. “Me propusieron el papel tres días antes de que empezara el rodaje, lo cual me presionó mucho porque casi no pude ensayar. Luego, me ayudó el hecho de filmar cronológicamente, y pude transitar por la historia de manera lógica, más pausada”.
Meses después de asumir tan precipitadamente este rodaje, Héctor confiesa que la construcción del personaje se la debe a Eduardo, a Fernando, a Carlos y a Manuel, sus compañeros de equipo. Durante los pocos ensayos en los que participó -y durante la filmación también- ellos le aportaron valiosas ideas.
Sobre todo le preocupaba “quedarse corto o pasarse” en su caracterización de Leonardo; porque “en la actuación para cine se aplica la fórmula de que menos es más, así que Eduardo y yo pactamos que fuera un comportamiento ambiguo, no declarado, algo más sugerido que manifiesto”.
Sobre la utilidad del Arte en la vida del ser humano Héctor comenta: “en realidad no sabría definir una utilidad específica, pero sí puedo asegurar que una vez que lo conoces ya no puedes vivir sin él. Sobre todo en una época como esta, tan abarrotada de realidad, es importante buscar un tiempo para admirar una pintura o escuchar buena música.” 

De una sola toma

Tras un fuerte apretón de manos, sentado en alguna butaca del Teatro Fausto Fernando Hechavarría comenzó a responder interrogantes sobre su trabajo actoral en Vinci y, en sentido general, sobre el filme. Lo hizo con testimonios diáfanos, típicos de alguien que en su vida profesional enlaza la pedagogía y la actuación:
“Eduardo me invita a un proyecto sobre un pequeño suceso que ocurrió durante la primera juventud de Leonardo da Vinci. Todavía no era el gran hombre que después llegaríamos a conocer, pero ya empezaba a avizorarse toda su genialidad y la pasión por lo que el arte puede lograr. Por una circunstancia oscura y tormentosa cae en prisión y ahí se produce la historia que narra la película”.
Pero… ¿por qué estar en Vinci?
“La propuesta me atrajo por dos razones. La primera es porque creo que constituye una manera distinta, transgresora y diferente de mirar elípticamente nuestra realidad a partir de la vida de uno de esos grandes de la cultura universal que es Leonardo.”
Y al explicar el segundo motivo, Fernando cuenta la esencia de su personaje: un carcelero que deviene catalizador de todas las pasiones, los dolores, las aspiraciones de estos hombres; y que dentro de su perspectiva, quizás atípica para alguien de esa época, ve en su trabajo una espiritualidad que casi nadie le concede. Según su criterio, el carcelero concede un status humano a los presidiarios, algo que califica de “raro, si se ubica en tiempo y espacio”. En cuanto a la personalidad de este carcelero, se puede decir que “es un tipo soñador, idealiza sus prisiones anteriores y exige limpieza, belleza y ‘confort’ dentro de las mazmorras.”
“Ya estando dentro del equipo, Eduardo me pidió ayuda en el trabajo actoral; algo que agradezco, pero creo que en buena medida fue innecesario. Pude constatar que él es un director que tiene muy claro lo que quiere con los actores, posee herramientas muy sólidas para pedirle al actor qué necesita de su personaje”.

De humor, locura, drama…
Carlos Gonzalvo, un popular humorista cubano; ahora encarna a Peiro, un ladrón de poca monta que tan siquiera ha podido crear un plan para un gran robo. Simplemente hurta y va a la cárcel, luego repite el mismo proceso.

“Es el personaje más enrevesado, en el sentido de su interrelación con el protagonista. Es el que más se cuestiona toda la filosofía de Leonardo sobre la vida, el arte y la belleza. Aunque no queda explícito en la película, trabajé a este ladrón como si comenzara a ver la vida de otra manera a partir de conceptos como la Belleza, que es algo tan abstracto y elitista. Él empieza a tener interrogantes sobre muchas cosas y eso le va cambiando la vida, lo confunde, y llega a obsesionarlo… lo lleva a tener instintos asesinos hacia Leonardo.”
Sobre el carácter de ‘película de época’ que posee Vinci, explica: “El que ve la película se da cuenta de que es Italia en ese tiempo (…) Como es un filme hecho por latinos, por cubanos, se buscó una variante del Español lo más entendible posible, cercana al castellano común. Por eso se utilizan palabras que lingüísticamente inclinan el filme más al lado de acá que al de allá, aunque tratamos de no caer en el cubaneo”.
En cuanto al proceso de rodaje, Gonzalvo refiere: “Fue muy incómodo, por una parte, debido a las condiciones en que se rodó. Era todo el tiempo en un lugar muy cerrado, casi toda la iluminación de la película se hizo usando antorchas y eso producía mucho humo, la frialdad de esa mazmorra… todo eso nos agotó mucho. También un maquillaje muy cargado, en el caso mío era un trabajo de dos horas: llagas, pintura en el pelo, barba...”
“La parte más cómoda del rodaje fue que se grabó como una obra de teatro, se ensayó y se rodó así. Como era una sola locación, casi fueron consecutivas las escenas; eso ayuda porque te va dando una medida de cómo crece tu personaje”.
En cuanto a la importancia de los actores en esta película, Carlos Gonzalvo expresó que una película como esta -por muy bien que se desempeñen el resto de las especialidades- corre el riesgo de aburrir al espectador si no hay resortes de otro tipo en el guión y, sobre todo, en las actuaciones. De ahí que en Vinci se sucedan momentos de simpatía, otros más dramáticos, algunos crueles, y escenas cargadas de sentimiento… Todo ello tuvo en cuenta el director a la hora de dotar al carcelero, a Luiggi, a Piero y a Da Vinci de aquellos matices que mantienen al cinéfilo ‘enganchado’. 

Somos los actores ‘batidos’ ahí 

Para Manuel Romero actuar en Vinci fue un reto, pues las características de la película requerían un nivel muy alto de interpretación y era la primera vez que la industria cinematográfica cubana tocaba un tema tan peculiar como un fragmento de la vida de Da Vinci.
“Mi personaje es Luiggi, un criminal connotado que de joven mata a su padre, más tarde se convierte en asesino a sueldo y vive la mayor parte de su tiempo en la cárcel. Este Luiggi tiene una psicología difícil. Sabe bastante de la vida y posee conocimientos generales –incluso de anatomía-, los cuales adquiere por sus crímenes. Precisamente es por esa curiosidad, esa necesidad de saber, que protege a Leonardo”.
En una extensa conversación sobre el filme, Manuel plantea que la esencia de Vinci es desarrollar la idea de cómo el arte mejora la condición de los seres humanos. Este hombre que él encarna cambia toda su vivencia de la cárcel tras la irrupción de Leonardo, quien le da la posibilidad de encontrarse con el arte, de escapar...
Un detalle interesante es que, durante el desarrollo del proyecto, Eduardo del Llano dio la posibilidad a los actores de crear, improvisar y hacer aportes a la trama. En este caso, Manuel le agregó a su personaje una historia anterior que fundamenta su comportamiento y un símbolo, una medallita que Luiggi guarda como recuerdo de su madre.
“Nosotros tuvimos mucha preparación, consultamos bibliografía, vimos documentales y películas… Yo tuve que estudiar la época, todo el desarrollo cultural y eso me fue aportando matices a la hora de abordar todo lo que se quería”.
Al conversar sobre la interrelación con el resto del elenco y sobre el rodaje, Romero enfatizó que todo el tiempo se trabajó muchísimo y en un ambiente de camaradería: “todos maravillosos y únicos”.

Juego de las estrellas: sábado de veteranos y habilidades

Por William Urquijo Pascual


Matanzas, 18 feb (AIN) En vísperas del Juego de las Estrellas entre los peloteros más populares del béisbol cubano de la actual temporada, hoy los aficionados de esta ciudad podrán ver en acción a otras luminarias que hicieron época en el pasatiempo nacional.
Este sábado los aficionados de Matanzas amanecieron cargados de expectación, ante el choque pactado entre ilustres veteranos de Occidente y Oriente, que calentarán la pista en el engalanado estadio Victoria de Girón, un día antes del “plato fuerte” del esperado espectáculo deportivo.
Entre otros, volverán a calzar los spikes estelares de ayer y de siempre como el “Niño” Omar Linares, quizá el mejor pelotero que haya pisado un terreno de pelota en la Isla después del triunfo de la Revolución; o el ídolo local Lázaro Junco, primer cubano en disparar más de 400 jonrones (405).
Además del Juego de Veteranos, la primera jornada de un fin de semana que promete emociones a granel estará matizada por la competencia de habilidades, incluido la fase eliminatoria del esperado “derby” de jonrones, de donde saldrá el retador del líder de la temporada, Alfredo Despaigne, de Granma.
Aunque en los últimos partidos disminuyó su producción de cuadrangulares, Despaigne ya acumula 21 batazos de cuatro esquinas, y entre quienes podrían enfrentarlo el domingo se encuentran estelares como José Dariel Abreu (Cienfuegos-16) y Héctor Olivera (Santiago de Cuba-15).
Como un interés adicional en el desafío de los “sluggers” participará el torpedero de los Leñadores de Las tunas Alexander Guerrero, quien dominó la prueba el pasado año y en esta vez tendrá la oportunidad de defender su condición de campeón.
En las demás pruebas de habilidades también se determinará el jugador más rápido del “home” a primera y en la vuelta al cuadro, además del receptor más certero en el tiro al barril sobre la segunda almohadilla y el jardinero con el brazo más potente.

Exitoso encuentro por una mejor Universidad

Tras cinco días de debates el VIII Congreso Universidad 2012 , cerraró sus puertas este viernes en la capital cubana. Ahora quedó la mira puesta en la responsabilidad social de los centros de altos estudios, brújula de la siguiente convocatoria, en 2014.

A las sesiones en el habanero Palacio de Convenciones asistieron unos tres mil 500 delegados de 74 países, incluidos ministros y representantes de organismos internacionales.

El subdirector general de Educación de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el chino Qian Tang, llamó la víspera a los países a trabajar juntos en pos del desarrollo sostenible.

Tenemos el desafío de medir la responsabilidad de los graduados universitarios con las sociedades para contribuir al avance de nuestros países, expresó el directivo.

El reto es si pueden ayudar al desarrollo nacional, añadió Qian, para quien más que de números hay que hablar en la medición del impacto de las universidades en cuanto a actitud de los jóvenes.

Durante una mesa redonda sobre el papel de las universidades en el desarrollo sostenible, el secretario de Estado para la Educación de Angola, Adao do Nascimento, llamó a los centros de altos estudios a involucrarse en los problemas nacionales.

Las universidades no pueden permanecer indiferentes ante los males sociales y deben cumplir la triple función de formar, promover la investigación y llevar el conocimiento a las comunidades, señaló el directivo.

A su turno el ministro cubano de Educación Superior, Miguel Díaz-Canel, expresó que el desarrollo sostenible constituye una forma de interactuar con el medio a partir de un enfoque integrador.

Se necesita defender la universalización del conocimiento, la inclusión, el amplio acceso y la educación para toda la vida, expresó Díaz-Canel luego de cargar contra la mercantilización de la enseñanza.

sábado, 11 de febrero de 2012

La Universidad por el desarrollo sostenible

Por Margarita Barrios Sánchez

Más de dos mil delegados extranjeros de unos 50 países y cerca de 700 cubanos participarán en el VIII Congreso Internacional de Educación Superior Universidad 2012, que se iniciará este lunes y sesionará hasta el día 17 en el Palacio de las Convenciones de La Habana.
El lema “La universidad por el desarrollo sostenible” estará presente, de manera transversal, en todos los debates del Congreso, afirmó José Luís García Cuevas, presidente del Comité Científico del evento.
“Tenemos que ver el desarrollo sostenible en las tres dimensiones que posee: social, económica y ambiental, y hay un macro problema que es la paz.
“La universidad tiene que fomentar una cultura de paz, como valor esencial, y también está la presión de los jóvenes en el mundo para tener acceso a los estudios superiores, para que sea un bien público”.
En este sentido el también director de Ciencia y Técnica del Ministerio de Educación Superior, afirmó que la tendencia mundial es privatizar y bajar los presupuestos estatales dedicados a las universidades. “Este será un tema que de seguro estaremos analizando en el encuentro”, afirmó.
García Cuevas destacó que dentro de la dimensión ambiental hay un punto focal que es el cambio climático, y Cuba presentará en el foro el macro proyecto de nuestro país para enfrentar esta situación, con un panel a cargo de Fernando González, viceministro de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba.
“Dentro del cambio climático hay dos problemas muy determinantes: el energético y el alimentario, que serán analizados cada uno en un taller de manera independiente, debido al gran peso que tienen en estos análisis”, puntualizó.
La agenda científica del evento comenzará en la gala de apertura en el Teatro Karl Marx, con la conferencia especial “La Universidad y el desarrollo sostenible. Una visión desde Cuba”, a cargo de Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Ministro de Educación Superior.
—¿Cómo fueron elegidas las 500 ponencias cubanas que se debatirán en el Congreso?
—Fueron elegidas de una cantera tres veces mayor. Se realizaron eventos previos en las universidades y sedes universitarias. Se generó un gran movimiento científico.
“Puedo afirmarte que los trabajos que lleva Cuba son lo mejor de lo mejor, pero estos eventos de base permitieron que Universidad 2012 sea de toda la familia de la Educación Superior cubana”.
—¿Qué momento del programa científico considera más destacado?
—Es difícil de contestar, porque son muchos. Por ejemplo, se realizará un panel donde participará nuestro Ministro de Educación Superior junto a otros titulares que nos visitarán, en el cual se abordará el papel de la educación superior en el desarrollo sostenible.
“También el panel universitario sobre Los Cinco, que es una actividad tradicional en estos eventos y que tiene una alta repercusión”.
Por último significó que este Congreso ha ganado un gran prestigio internacional, y que si bien comenzó como un evento regional, hoy acuden a él especialistas de todo el mundo.
Igualmente dijo que, aunque no se trata de un encuentro estudiantil, no sería posible hablar de educación sin los alumnos, estarán presentes representantes estudiantiles de más de 13 países, así como integrantes de gremios magisteriales de 17 países y de 10 organizaciones internacionales.

Más de nueve horas de diálogo con el infinito

A más de nueve horas se extendió el intercambio con Fidel
Tomado de Cubahora

De 22 países eran; la mayoría escritores que asisten a la XXI Feria del Libro e intelectuales de diversas disciplinas académicas y científicas, unidos por la Red En Defensa de la Humanidad a favor de "la paz y el medio ambiente."

Zuleika Romay, Premio Casa de las Américas y Presidenta del Instituto Cubano del Libro (ICL), presentó a las personalidades más prominentes entre los invitados y comentó las generalidades del conjunto: Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz; Sergio Pitol, Premio Cervantes 2005. También Stella Calloni, Carlo Frabetti, Francois Houtart, Frei Betto, Ignacio Ramonet, Atilio Borón, Farruco Sesto, Miguel Bonasso, Carmen Bohórquez, Peter Phillps, Santiago Alba y Mayda Acosta.

Importantes escritores e intelectuales caribeños, representantes de las culturas invitadas a nuestra feria: Norman Girvan, Chiqui Vicioso, Kendel Hyppolite, Alejandro Carpio, Daniel Ferreira, Lenito Robinson, Bárbara Chase, Carlos Roberto Gómez, René Baptiste, Cynthia Abrahams, Lasana Sekou, Pedro Antonio Valdés, Johan Roozer, así como Kari Polanyi Levitt, estudiosa del Caribe. Por Cuba, varios premios nacionales de Literatura, de Historia y de Ciencias Sociales, además de científicos cubanos de varias especialidades.

Entonces preguntó al anfitrión qué le parecía el auditorio.

"Infinito", respondió Fidel sonriendo y seguramente imaginando cuánto podría extenderse el diálogo con esta sólida representación de la intelectualidad de izquierda que, desde el año 2003 y por iniciativa del líder de la Revolución cubana, se nucleó en la Red.

Más de nueve horas se extendió el intercambio, iniciado con una introducción reflexiva de la Presidenta del ICL en torno a los motivos del encuentro, que se inspira en el alerta que hace 20 años lanzara Fidel en la Cumbre de la Tierra sobre el riesgo de extinción que amenaza a la especie humana, más grave hoy que hace dos décadas.

Por parte de los invitados abrió el diálogo el escritor y periodista español Ignacio Ramonet con una síntesis de sus palabras al recibir en la mañana el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de La Habana. Centrado en las prácticas del sistema mediático global, donde la información funciona como una rara mercancía gratuita debido a que por intermedio de ella —cada vez más vaciada de contenido— las personas son vendidas a los anunciantes, la tesis de Ramonet puso a girar el debate en torno a todo lo que pueden y deben hacer los intelectuales para evitar la catástrofe planetaria cuando sus esfuerzos chocan, diría Abel Prieto, "contra la manipulación o el silencio".

La escritora y periodista argentina Stella Calloni demandó una urgente reactivación articulada de la red, porque, se lamentó angustiada, "es aterrador el silencio con el que la Humanidad está asistiendo a sucesivas guerras" y las nombró una por una desde Afganistán hasta Libia, llamando la atención sobre el guión repetido que amenaza ahora a Irán y Siria.

Casi ocho horas más tarde, sus palabras tendrían eco en las del intelectual brasileño Frei Betto, quien demandó una autocrítica para valorar "nuestra inserción social" y generar proyectos, no solo indignación, porque esta no basta para resolver la injusticia global.

El encuentro, iniciado a la 1 y 20 de la tarde, concluyó pasadas las diez y veinte de la noche, con apenas dos breves interrupciones de receso. Impresionados por la vitalidad y entusiasmo de Fidel, todos los que intervinieron se congratularon por su visible recuperación, pero fue el fraile dominico brasileño quien mejor lo sintetizó al advertir jocosamente que debían terminar porque aún Fidel tenía que atender "tres delegaciones, leer muchas informaciones y unos cuantos libros", y que nadie preguntara cuál es el milagro que se lo permite porque es un secreto del Estado cubano.

Después Betto agradecería a Fidel "por su paciencia, su diálogo, su capacidad para escuchar¼ " y pediría que Dios bendiga "a este país y la vida y la salud" del líder de una Revolución cuya obra definió como evangélica "porque alimentó al hambriento, curó al enfermo, dio trabajo al desocupado, tal como piden las Sagradas Escrituras."

Entonces tomó la palabra Fidel, levantando un paquete de cables de prensa entre las manos. Son noticias solo de los tres últimos días, advirtió, y propuso leer y comentar algunas para confirmar la gravedad de la alarma que los había reunido. Faltaba todavía más de una hora de conversación, sentados o de pie.
"Lo menos que podemos hacer es lograr que la población esté informada", dijo al terminar y propuso armar un libro con todas las ideas y propuestas vertidas en las más de 9 horas de diálogo. "Hay que luchar", repitió como otras veces, "no nos podemos dejar vencer por el pesimismo. Es nuestro deber."

viernes, 10 de febrero de 2012

Para que llegue a los cien...

Por Brailyn García Trimiño, periodista de CNTV


La glorieta fue edificada en el año 1916
Ubicada en el centro histórico urbano de la ciudad de Caibarién, la glorieta d ha sido através del tiempo uno de los monumentos locales de mayor relevancia.
A pesar de las acciones de restauración acometidas para su beneficio, tanto la de 1998 como las más recientes ; la glorieta el parque La libertad, a sus 96 años de vida, todavía presenta un alto nivel de deterioro.
¿Las causas? Podrían ser varias, no solo se le puede achacar al paso del tiempo o a reparaciones con bajo presupuesto. Me parece que las acciones humanas tienen un alto nivel de incidencia, y esta que muestra, me pregunto ¿es necesaria?
Qué suerte que siempre hay quienes acuden al llamado de su historia, amantes del patrimonio local. 
Lo cierto es que una vez más se acometen acciones de reparación. La brigada que tiene a cargo otra tarea titánica como la restauración del antiguo challet que hoy ocupa la sede de la UNEAC, es en esta ocasión: la protagonista.
¡Qué bueno que nuestra glorieta tiene salvadores, y qué malo que aún le quedan grietas! De cuantas reparaciones más necesita este monumento de caibarién para permanecer en el tiempo, no lo sabemos.
Pero lo que sí puede asegurase es que si no se toman todas las medidas necesarias para su cuidado y protección, este símbolo cangrejero no llegará al año de su centenario.

domingo, 5 de febrero de 2012

Yanet Bermoy dedica a Cuba medalla en torneo parisino

Por Carmen Esquivel Sarría


París, 5 feb (PL) La judoca Yanet Bermoy, de los 52 kilogramos, dedicó hoy al pueblo de Cuba la medalla de bronce obtenida en el torneo Grand Slam de París, clasificatorio para los próximos Juegos Olímpicos de Londres.
"Este evento ha sido muy importante, realicé cuatro combates y eso me ayudó a mejorar la puntuación para Londres", declaró Bermoy a Prensa Latina.
Unos 700 atletas de más de 100 países participan en el torneo de judo, que hoy concluirá en las instalaciones del Palais Omnysports, de la capital francesa.
La deportista cienfueguera, de 24 años, explicó que esta competencia, además de acumular puntos, es muy importante para la preparación de los atletas.
"Quiero dedicar esta medalla a mi familia y al pueblo de Cuba que siempre ha confiado en nosotros y decirles que seguiremos dando lo mejor", expresó.
Este domingo otra atleta de la mayor de las Antillas, Idalis Ortiz, aseguró otro bronce al clasificarse para las finales de esta noche en la categoría de más de 78 kilogramos.
Ortiz tendrá un difícil combate pues enfrentará a la japonesa Megumi Tachimoto, quien ocupa el primer lugar en el ranking mundial en ese peso.

Niña de 10 años descubre una nueva molécula

Durante una clase habitual de ciencias en la escuela primaria Border Star Montessori en Kansas, la niña Clara Lazen de 10 años descubrió accidentalmente una nueva molécula que tiene el potencial para almacenar energía.
Para la lección sobre la tabla periódica, el profesor Kenneth Boehr entregó a sus estudiantes de quinto grado kits de modelos moleculares para visualizar su estructura. En seguida, Clara colocó los átomos de carbono, nitrógeno, oxígeno de una manera compleja y le preguntó a su profesor si había hecho química real. Boehr se encontró perplejo con la composición y envió una imagen desde su celular a un viejo compañero de colegio, el profesor de química Robert Zoellner de la Universidad Estatal de Humboldt.
Zoellner se puso a investigar y concluyó que la molécula, tetraquis (nitratoxycarbon) metano de Clara es totalmente única, ya que no se había estudiado o pensado antes. Gracias a su densa estructura, la molécula permite el almacenamiento de energía estable, lo que significa  que podría utilizarse para producir energía o como un explosivo.
Sin embargo tendría que ser sintetizada por primera vez, y eso esta lejos del alcance del equipo de química de la Universidad Humbolt. Así que Zoellner hizo lo que todo científico razonable haría, escribió un artículo – que se publicará en la revista científica “Computational and Theoretical Chemistry” –  sobre la estructura de la molécula y su investigación sobre sus posibles usos, por lo que que otros científicos podrían seguir esta investigación y sintetizarla. Por supuesto, Clara Lazen esta listada como autora de este descubrimiento.
En una entrevista con medios locales, Lazen dijo que nunca pensó que su nombre iba a figurar como autora en una publicación científica a los 10 años de edad. Zoellner dijo que aunque falta ver como es recibido el trabajo de investigación por la comunidad científica,  es gratificante ver que la experiencia ha fortalecido el interés de Clara en la ciencia. Sobre todo por que muchas mujeres evitan las carreras científicas a medida que crecen, aún cuando están mejor preparadas que los hombres.

Tomado de http://www.fayerwayer.com

viernes, 3 de febrero de 2012

Candulia festejó su 127 cumpleaños

Tomado de Cubadebate
La persona más longeva que vive en Cuba, Juana Bautista de la Candelaria Rodríguez, dijo que está “bien” de salud y “alegre” por celebrar hoy su 127 cumpleaños.
“Candulia”, como la llaman sus familiares y vecinos, se mostró “contenta, orgullosa de su descendencia y agradecida” por el trato cariñoso que recibe en Santa Rosa, el barrio rural de la provincia oriental Granma donde vive, según la estatal Agencia de Información Nacional (AIN).
La anciana isleña comentó que en los últimos tiempos la han visitado mexicanos, españoles, franceses, japoneses y dominicanos, algo que ella nunca imaginó que le sucedería.
Juana Bautista nació el 2 de febrero de 1885, según consta en el tomo I, folio 35, del registro civil del municipio Campechuela (situado a unos 800 kilómetros de La Habana), en el que siempre ha vivido.
Miembro de una familia de trece hermanos, “Candulia” sobrevivió a su marido, con quien tuvo tres hijos, y sus descendientes suman seis nietos, quince bisnietos y siete tataranietos.
Ella y su familia atribuyen su extraordinaria longevidad al trabajo, la comida con predominio de viandas como la yuca y el boniato y a que nunca bebió ron o fumó, aunque no se ha cohibido del café.
Actualmente se queja por no poder mantenerse en pie y que la falta de visión le impide ver la televisión.

Sara González: Consternación en la cultura cubana

Por Arleen Rodríguez Derivet, periodista de la Mesa Redonda

Foto: Kaloian
Hay consternación en la cultura cubana. El generoso corazón de La Gorda,  cariñoso apelativo con el que la  llamaban y ella llamaba a todo el mundo,  dejó de latir cuando empezaba a hacerse  la noche del primer día de febrero de 2012.
A los pocos minutos, sus más entrañables amigos -que es decir todos los creadores  vivos de la música cubana- se pasaban la noticia entre lágrimas y más de un grito de queja contra el cáncer que la hizo padecer y desear el descanso físico definitivo.
“Qué me hago sin Sara”, clamaba Amaury Pérez, abrazado a su esposa Petí. En su casa, cada sonido del teléfono era esperado con una ansiedad desconsolada en las horas que precedieron al deceso. En la mañana  habían decidido posponer la gira a Santiago de Cuba, tras la advertencia de los médicos de que la voz femenina de la Nueva Trova, estaba en condiciones extremas.
“Ella fue la primera persona que me habló de Silvita”, comentaba conmovido José María Vitier, que abandonó de prisa los estudios Abdala, donde graba un disco con la Sinfónica, para ir con su esposa para el CIMEQ.
Hasta allí- donde fue amorosamente atendida durante meses y acababa de morir Sara- habían corrido antes el propio Amaury, Abel Prieto y Abel Acosta para acompañar el dolor de Diana Balboa, su incansable compañera en la vida y enfermera en la larga batalla contra la enfermedad.
Nadie parecía querer decir nada. “Por más que uno se prepare, la muerte siempre te da duro…”, comentó, casi en un susurro, el Ministro de Cultura, con el rostro demudado por la pena.
Con la serenidad que provoca la certeza de que ya no hay nada que hacer, de que es el momento de dejar partir a quien se ama,  Diana apenas dijo lo que la Gorda había querido que hicieran con su adolorido cuerpo: “cremarla y lanzar sus cenizas en la entrada a la bahía de su amadísima Habana.”
Lo demás es la herencia que deja a la cultura cubana: la voz que cantó al mundo la dignidad de un pueblo y la maravilla de una época. La voz de La Victoria.
Desde las nueve de la mañana de este jueves 2 de febrero, esas cenizas recibirán, en los jardines del Instituto Cubano de la Música,  el homenaje de aquellos cuyas vidas contó en cantos. Seguramente quedará pequeño el espacio para tanta gente. No hay que olvidar que su nombre es pueblo.

       A SARA.

Es la Gorda mi amada, la he querido
donde el andén dejó la vestidura,
En el tren demencial, en la cordura,
en las sodas, los rones, los vahídos.
Ya no hay otro lugar por ser tenido
que la Gorda no ocupe en mi armadura,
que cuando hay que curar, todo lo cura
y mirándome andar se ha sonreído.
En la piel no le quedan amarillos
soles, de pálida se ufana
y celosa desata los pestillos.
A la hora de amar no se haragana,
Tempestuosa enciende los pitillos
y se fuma mi amor, y se lo gana. 

Amaury Pérez trece de julio de 2006

Ryszard Kapuściński, la voz de los sencillos

Kapuscinski es autor de varios títulos periodisticos
En su nuevo libro Contra la neutralidad (Editorial Península), el periodista Pascual Serrano dedica capítulos a los periodistas John Reed, Rodolfo Walsh, Edgar Snow, Robert Capa y Ryszard Kapuściński. Del segmento dedicado a este último hemos  escogido algunos fragmentos que nos parecen muy oportunos en relación con el modo en que los medios de prensa occidentales miran a Cuba y en general al Tercer Mundo.
Kapuściński coloca en el primer plano del reportaje al ser humano y en torno a él relata los acontecimientos. Lo señala claramente en su libro Lapidarium: “Mi tema principal es la vida de los pobres”. Lo volvió a repetir en uno de sus últimos encuentros públicos tres meses antes de su muerte, en la ciudad italiana de Bolzano, en un desayuno con estudiantes de secundaria: “Si soñáis con ser periodistas no podéis ignorarlos. Los pobres constituyen el ochenta por ciento de la población de este planeta”[1]. Lo repetiría siempre que se dirigía a los profesionales de la comunicación:
La mayoría de los habitantes del mundo vive en condiciones muy duras y terribles, y si no las compartimos no tenemos derecho -según mi moral y mi filosofía, al menos- a escribir.[2]
En Lapidarium IV Kapuściński relata una anécdota sucedida en 1999 en una aldea en el Kosovo invadido por la guerra para mostrar la cara opuesta al periodismo que él propugna:
De un helicóptero baja un equipo de la NBC. Y lo hace como si de un desembarco de paracaidistas se tratara: a toda prisa, sin miramientos, con ufanía y arrogancia. Los hombres descargan auténticas pirámides de cajas y, febriles, disponen sus trípodes y cámaras.
Durante todo el tiempo en que se prolonga la operación, no paran de ahuyentar a unos niños que, curiosos, se apiñan a su alrededor. Dan órdenes contundentes a los policías que los acompañan y, decididos, se ponen manos a la obra. De la multitud de pobres y asustadas gentes que se han congregado a un lado, sacan a codazos a una mujer. Ésta llora, se arregla el pañuelo sobre la cabeza, con gestos nerviosos acuna al niño que lleva en brazos y, entre sollozos, balbucea algo incomprensible; ellos filman toda la escena, que dura unos minutos. A continuación sacan a otra mujer y, luego, a un campesino desdentado (tiene que ser desdentado: no filmarán a nadie que tenga dientes).
Una vez terminado el rodaje, recogen los bártulos sin perder un instante, meten sus trípodes y cámaras en las cajas, y se sientan sobre ellas; consultando cada dos por tres el reloj, miran el cielo a ver si por fin se acerca el helicóptero. Ni una sola palabra a esa buena gente que los ha rodeado. Ni siquiera se les ha pasado por la cabeza preguntarles si tenían permiso para estar allí y para hacer algo. Ni un solo gesto de cordialidad, ni un solo intento de entablar un contacto. Únicamente desdén, soberbia y rabia. Un nuevo señoritismo. Nuevos colonialistas.[3]
El periodista no duda en interpretar para que el lector pueda comprender la realidad. En Irán los estadounidenses derrocaron a Mossadegh, ¿era comunista? Así de sencillamente lo explica Kapuściński:
Eisenhower lo acusa de comunismo aunque Mossadegh sea un patriota independiente y enemigo de los comunistas. Pero nadie quiere escuchar sus explicaciones porque los patriotas de los países débiles parecen sospechosos a los ojos de los poderosos de este mundo.[4]
Incluso en los años en que el idealismo socialista de su país entra en crisis afectando a toda su generación, “Kapuściński no reniega de la postura que ha mantenido hasta entonces: la pasión, el compromiso, la voluntad de participar y la lucha”.[5]
Desde aquel momento aprovechó cada oportunidad para ser portavoz de los olvidados de la historia. Por ejemplo un programa de la televisión polaca donde dijo:
Ahora somos seis mil millones y cada año nacen cien millones de personas. Nuestra sociedad mundial vive como si hubiera dos civilizaciones: una es la civilización del desarrollo y del bienestar, en la que hay unos 500 millones de personas; la otra es la civilización de la supervivencia. Esta desigualdad en la que vive la sociedad contemporánea, nuestra familia humana entera, es un problema que tendremos que solucionar en el siglo XXI, porque las contradicciones de ese tipo despertarán inquietud, provocarán conflictos, son una amenaza seria para la paz mundial. En este momento, los setenta y tres conflictos militares que hay en el mundo tienen lugar todos en el llamado Tercer Mundo, en el mundo de los pobres. La pobreza produce inquietud, violencia, frustración y rebelión. Por eso el sentido común del mundo, el de aquéllos que se preocupan por el mundo, el de los que pueden decidir sobre la división de las riquezas, y también el simple instinto de conservación, motivarán y guiarán a esas personas para que los recursos de la humanidad se repartan de manera justa. Sólo tenemos un planeta y debemos conocernos, ser tolerantes, comprendernos, debemos vivir de tal forma que podamos sobrevivir, porque sólo gracias a la comprensión y la tolerancia es posible la supervivencia. Ya he escrito antes sobre esto y quiero seguir haciéndolo…[6]
Kapuściński tuvo claro que su objetivo era dar la voz a los pobres:
Me identifico con los “humillados y ofendidos”, entre ellos me encuentro a mí mismo. Y deseo que mi voz sirva para hablar de sus intereses. Es que siempre olvidamos que vivimos en un mundo de gente hambrienta, descalza, enferma, sin perspectiva alguna. Europa, Estados Unidos y un corto etcétera no son más que islotes de relativo bienestar. A mí en cambio me interesa ese mundo que tiene vetado el acceso a la mesa puesta y llena de manjares. Lo tiene vetado ahora y lo seguirá teniendo en el futuro. La vida de esta gente, su pobreza, su humillación y su frustración es lo que me llega más hondo… Por eso mi mirada es un tanto distinta, en el sentido de que cuando llego a África o a Asia soy incapaz de preocuparme por el psicoanálisis o por cosas así. Sólo puedo pensar en que tres cuartas partes de la humanidad llevan una existencia tan miserable que lo único que les interesa es qué comerán el día siguiente, cuando se despierten sin divisar ninguna perspectiva de mejora. Ésta es mi mirada.[7]
Esta anécdota del periodista sirve para comprender su indignación:
Regresamos a Addis Abeba. Al día siguiente volé a Europa, y aterricé en Roma. Como lucía una espléndida tarde de verano, la piazza Navona era un hervidero de gente que, en medio de los muchos cafés y restaurantes, rezumaba alegría, disfrutando de la música y de la buena comida. A mí, en cambio, me corroía la imagen que había visto antes de subir al avión. He aquí el drama del mundo contemporáneo: las personas de la piazza Navona jamás sabrían en qué condiciones viven sus congéneres que se encuentran tan sólo a dos o tres mil kilómetros de distancia. Yo les había sacado un montón de fotografías: las ampliaciones no mostraban sino esqueletos cubiertos por la piel. Hombres de treinta años parecían tener sesenta o setenta; unos ancianos que morirían en masa al cabo de poco tiempo. Las mujeres del campo cubrían sus cuerpos con sacos de la ONU, aquellos a los que llegaba el maíz. Existencias vividas en dos mundos tan diametralmente opuestos plantean, a mi entender, la obligación moral de hablar de ellas.[8]
La experiencia de vivir este contraste, separado apenas por unas horas de avión, la viven todos los días los periodistas y también los turistas corrientes del primer mundo, sin embargo la indiferencia con la que asumen esas desigualdades es tan habitual como preocupante.
Y es que Kapuściński no duda en tomar partido, en este caso por los líderes del Tercer Mundo:
En estas páginas pretendo defender a Ben Bella, como también defenderé a Bumedián. Ben Bella no fue “el demonio” de la precipitada, nerviosa y demagógica declaración del 19 de junio, como Bumedián tampoco fue “el reaccionario” de un artículo de Unitá. Ambos son víctimas del mismo drama que viven todos los políticos del Tercer Mundo cuando son honestos, honrados y patriotas. Fue el drama de Lumumba y de Nehru, y es el drama de Nyerere y de Sékou Touré.[9]
Su amigo Jerzy Nowak relata cómo la idea del sacrificio y la inmolación se convierte en una obsesión de Kapuściński, se trataba de compartir la vida trágica de los más desgraciados. Eso le llevó a América Latina, donde quedó fascinado por sus revoluciones y la historias de sus protagonistas. Todo ello lo refleja de forma especial en el texto “Guevara y Allende”. La pregunta de un lector en un acto público, que le pidió que comparase la figura de Salvador Allende con la del Che Guevara y dijera quién de los dos tiene razón le sirve de soporte para presentar el espíritu de las luchas latinoamericanas y el contexto en el que surgen.
Todo joven latinoamericano crece rodeado de un mundo corrupto. Es el mundo de una política hecha por y para el dinero, de la demagogia desenfrenada, del asesinato y el terror policial, de una plutocracia implacable y derrochadora, de una burguesía ávida de todo, de explotadores cínicos, de arribistas vacuos y depravados, de muchachas empujadas a cambiar fácilmente de hombre. El joven revolucionario rechaza ese mundo, desea destruirlo, y antes de que sea capaz de hacerlo quiere contraponerle un mundo diferente, puro y honrado, quiere contraponerle a sí mismo.
El discurso de la equidistancia es esgrimido habitualmente por muchos periodistas y el resultado es un periodismo superficial, epidérmico. Algunas veces las razones son obvias, pero nunca se plantean en las informaciones periodísticas:
Hay quien pregunta por qué en el Congo se pega a los blancos. ¿Cómo que por qué? Porque los blancos han pegado antes a los negros. He aquí el círculo cerrado del desquite. No hay más que explicar.[10]
En otras ocasiones, los razonamientos deben ser más complejos. El texto “Por qué mataron a Karl Von Spreti”[11] es un ejemplo de cómo un acontecimiento periodístico merece presentarse al lector con los suficientes elementos para poder comprenderlo. Trata del secuestro y asesinato en Guatemala por parte de la guerrilla del embajador alemán en 1970. Kapuściński expone su alegato contra el hipócrita mito de la equidistancia periodística:
Después de la muerte de Karl von Spreti, en la prensa europea aparecieron varios comentarios que intentaban explicar por qué los guerrilleros habían matado al embajador. Dichos comentarios estaban encabezados por títulos semejantes: “Terror contra terror”, “La violencia engendra violencia”, etcétera. Pues bien, estas formulaciones son intrínsecamente erróneas, ya que no se puede colocar en el mismo nivel el bestial terror de MANO y NOA [grupos paramilitares fascistas ligados al gobierno de Guatemala], y la lucha de unos hombres que tienen que matar porquequieren vivir y que tienen que secuestrar porque sólo de esta manera puedenintentar salvar a docenas de presos de la tortura y una muerte atroz. Son dos situaciones incomparables.[12]
Una pequeña anécdota le sirve de ejemplo para exponer la mentalidad capitalista de quienes reivindicaban la democracia para la Unión Soviética.
En mi último viaje a Moscú, quería encontrarme con una demócrata que conocí en otros tiempos. Y ella exigió dinero por esta cita… Quería cobrar por expresar sus opiniones porque ella ya era una capitalista y le interesaba ganar dinero: es así como esta mujer entiende el capitalismo. Casos como éste, de una confusión total de conceptos, nociones y categorías, abundan en toda Rusia.[13]
Kapuściński criticó en numerosas ocasiones el modelo periodístico dominante:
Los medios de comunicación han creado una imagen del mundo que dista mucho de la realidad: nos muestran un mundo atrapado por la política, sumido en el caos y completamente desligado de la perdurabilidad, es decir, de todo aquello que ataña a los llamados agentes sociales, a actitudes, mentalidad y problemas cotidianos de las personas de a pie, que constituyen el noventa y nueve por ciento de cualquier sociedad.[14]
En su obra enumera diversas situaciones en las que domina la desinformación, sobre todo en algunas de las crisis en las que Kapuściński asistió como testigo, por ejemplo en Tanzania.
La prensa occidental ha intentado extender el rumor de que al frente de la revolución había oficiales cubanos, e incluso de que en la capital de Zanzíbar se ve a militares de lengua hispana. Se trata de invenciones disparatadas.
(…) La ciudad no ha sufrido una gran destrucción, y las cifras de muertos y heridos que ofrece la prensa occidental son exageradas.[15]
En otras ocasiones su indignación es por el silencio informativo ante tantas injusticias.
¡Cuánto silencio emana de los países poblados de cárceles llenas a rebosar! Sobre el país de Somoza, ni una palabra; sobre el país de Duvalier, ni un palabra.
(…) Sería interesante que alguien investigara en qué medida los sistemas de comunicación de masas trabajan al servicio de la información y hasta qué punto al servicio del silencio. ¿Qué abunda más: lo que se dice o lo que se calla? Se puede calcular el número de personas que trabajan en publicidad. ¿Y si se calculase el número de personas que trabajan para que las cosas se mantengan en silencio? ¿Cuál de los dos sería mayor?
En Guatemala, cuando sintonizo una emisora local de radio y sólo oigo canciones, anuncios de cerveza y una única noticia del mundo: que en la India han nacido hermanos siameses, sé que esa emisora trabaja al servicio del silencio. [16]
Por otra parte, una de las cuestiones que duele a Kapuściński es cómo la información se ha convertido en un mero espectáculo que no provoca ninguna reacción en las audiencias por mucho que existan razones para la indignación.
Ese rasgo de la naturaleza humana lo captó de manera genial Boleslaw Micinski, que condenaba la actitud del “¡Qué curioso!”. Si reaccionamos ante el mal con un “¡Qué interesante!”, entonces -según él- estamos cometiendo un atentado contra la ética, porque lo reducimos todo a un espectáculo, a teatro.[17]
Una rabia similar expone cuando intenta explicar el conflicto arabe-israelí:
Más tarde, en el metro de París, en un autobús de Londres y en un café de Viena, la gente lee que en… (aquí un nombre extraño y difícil) unos fedayines han matado (aquí el número de muertos, a veces sus nombres) tras lo cual se han hecho saltar por los aires. Y al día siguiente, que la aviación (o la artillería, o la marina de guerra) israelí ha bombardeado… (aquí un nombre extraño y difícil) matando a… (aquí el número de muertos, a veces también de heridos). Pero como todo ocurre tan lejos y los nombres propios resultan tan difíciles de recordar, la gente lo olvida todo enseguida, tanto más cuanto que al salir a la calle y echar un vistazo a los escaparates, al cabo de un rato se ve impelida a pensar en algo muy diferente y hasta decir en voz alta:
- Vaya, otra vez ha subido todo.[18]
Para Kapuściński
Todo el lado humanista de nuestra escritura de reporteros radica en el esfuerzo por transmitir la imagen del mundo auténtica, verdadera, y no una colección de estereotipos. (…) Mucho me temo, sin embargo, que todo lo que nos rodea, en especial los medios de comunicación, actúa y avanza en dirección contraria: hace lo posible por fijarlos.[19]
Notas
[1] Kapuściński, Ryszard. Dalem glos ubogim [He hablado por los pobres]. No está editado en español. En italiano Ho dato voce al povreri. Dialogo con i giovani, Trento, Il margine, 2007
[2] Kapuściński, Ryszard. Los cinco sentidos del periodista, México DF, Fondo de Cultura Económica, 2004
[3] Kapuściński, Ryszard, Lapidarium IV, Barcelona, Anagrama, 2003
[4] Kapuściński, Ryskard. El Sha, Barcelona, Anagrama, 2009
[5] Nowacka, Beata y Ziatek, Zygmunt. Kapuściński. Una biografía literaria, Madrid, Bibliópolis, 2010
[6] Moj slad [Mi huella]. Kapuściński, Ryszard,Programa producido por RGB para la primera cadena de televisión pública polaca, 1999. Citado en Nowacka, Beata y Ziatek, Zygmunt. Kapuściński. Una biografía literaria, Madrid, Bibliópolis, 2010
[7] Broxoxowski, Tomasz. “Considero perdido el tiempo que no empleo en la escritura”. Swiat Literacki. Junio 1992. Citado en Kapuściński, Ryszard. El mundo de hoy. Retrato de un reportero, Barcelona, Anagrama, 2004
[8] Manne, Robert. “¿Cómo un periodista polaco se ha convertido en un escritor internacional?”. Quadrant, nº 12, 1995. Citado en Kapuściński, Ryszard. El mundo de hoy. Retrato de un reportero, Barcelona, Anagrama, 2004
[9] Del capítulo “Argelia se cubre el rostro”, incluido en La guerra del fútbol, Barcelona, Anagrama, 1992
[10] Kapuściński, Ryszard, La guerra del fútbol, Barcelona, Anagrama, 1992
[11] “Por qué mataron a Karl Von Spreti”. Incluido en Ryszard, Kapuściński. Cristo con un fusil al hombro, Barcelona, Anagrama, 2010
[12] “Por qué mataron a Karl Von Spreti”. Incluido en Ryszard, Kapuściński. Cristo con un fusil al hombro, Barcelona, Anagrama, 2010
[13] Weglarczyk, Bartosz. “El desbocado tren del imperio”. Gazeta Wyborcza. 18 y 19-5-1996. Citado en Kapuściński, Ryszard. El mundo de hoy. Autoretrato de un reportero, Barcelona,  Anagrama, 2004
[14] Gorecki, Wojciech. “El reportaje y la permanencia”. Res Publica Nova. Nº 7-8. 1993. Citado en Kapuściński, Ryszard. El mundo de hoy. Autoretrato de un reportero. Anagrama. Barcelona, 2004
[15] Citado en Nowacka, Beata y Ziatek, Zygmunt. Kapuściński. Una biografía literaria, Madrid, Bibliópolis, 2010
[16] Kapuściński, Ryszard, Cristo con un fusil al hombro, Barcelona, Anagrama, 2010
[17] Kapuściński, Ryszard, Lapidarium III,
[18] “Fedayines”. Incluido en Kapuściński, Ryszard. Cristo con un fusil al hombro, Barcelona, Anagrama, 2010
[19] Lebecka, Magdalena. “Pensar bien del mundo y de las personas”. Kresy, nº 17, 1994. Citado en Kapuściński, Ryszard. El mundo de hoy. Autoretrato de un reportero. Anagrama. Barcelona, 2004

Entradas populares